Vibración (Baja) y Mítines Electorales

52. Post 11.05.15 - Vibración (Baja) y Mitines ElectoralesEn ocasiones parece claro que nuestra percepción no forma parte de la realidad que la ciencia nos aporta. Todos hemos estado expuestos a la vibración de alguien, tanto alta como baja, y afirmamos sin rubor que así la hemos percibido con sus correspondientes efectos positivos o negativos. Sin embargo, parece que no hay caso. Sobre el ser humano no inciden más vibraciones que las mecánicas existentes en el ambiente. La «Buena Vibra» no sería más que una afortunada frase, y que la mera contemplación de la naturaleza nos serene, una circunstancial casualidad.

Siendo así, no debería caber más comentario acerca de la increíblemente baja vibración (tendente a rastrera) que casi cualquier ponente de un mitin electoral desprende. Y no deja de sorprender que sea cierto que es «casi cualquiera». Enardecer a un conjunto de personas a partir del recurso de decir que otra ¿persona? proviene directamente del mismo infierno, debe suponer una pulsión irresistible asociada al manejo del micrófono. Sin embargo ¿qué queda tras tanto griterío e insulto? La impagable contribución a que existe «un nosotros que somos buenos» y «un ellos que son malos», es un generoso aporte a la más querida consigna del Poder: «Dividir siempre».

Resulta increíblemente pobre que el objeto último de todo, sea que alguien sea «bueno» porqué todos los demás son malos. Que el verso más florido (e ingenioso) se destine al exabrupto descalificador en lugar de a la serena proclama de aquello que se pretende hacer, aunque quizás lo que se pretenda es esconder que no existe demasiada «serena proclama» que recitar.

Una comunidad se construye con todos sus miembros, y hasta que la ciencia nos ayude a demostrarlo, quizás sea bueno que tan subjetivamente como sea menester, queramos percibir siempre un intento de elevar la vibración por parte de quién aspira a gobernarnos. Faltos como estamos, de documentación científica, optamos por seguir pensando que la «Buena Vibra» sí existe y que solo cuando alcanza a una gran mayoría, una comunidad es capaz de caminar realmente hacia algún lugar.

Quede como nota marginal que ciertamente resulta improbable que se vayan a construir los Nuevos Tiempos, con un discurso que parece ignorar que dividir es siempre dividir.

Un rasgo intelectual que debe poseer todo gobernante de seres libres es su capacidad para imaginar primero y ejecutar después, lo que es bueno para todos, haciendo que su obra de gobierno responda fielmente a ello.

Marià Moreno

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *