La fuerza de las palabras

72. Post 30.11.15 - La fuerza de las palabrasLas palabras no son tan solo lo que enuncian. Su magia es muy superior. Incorporan imágenes, componen escenas completas y generan proyecciones. Todo va en ellas. Y las producimos constantemente. Son la prueba de estar y sentirnos vivos. La vida no es más, entonces, que una permanente conversación, con los demás y con uno mismo. El contenido de esa conversación no es ni ocioso ni vano, ese contenido define literalmente nuestra manera de entender la realidad, y junto con ella, nuestro actuar, nuestro hacer.

Catapultada por la incredulidad y un dolor profundo, por la imposible comprensión de la matanza, se nos invita a que una viejísima y siempre horrible palabra vuelva a nuestra actualidad, se apodere de nuestro presente. Se convierta en una alternativa real para nuestra acción colectiva.

¿Es posible rechazar ese contenido para nuestra conversación? ¿Es posible no cabalgar a lomos de una venganza que la historia nos dice que siempre acaba siendo ciega? Quizás no lo sea, no pueda serlo, y por supuesto, no merece ningún reproche quién decida que sí, que la guerra ya forma parte de su pensamiento y de su actuar.

Pero también podemos emocionarnos hasta lo más íntimo, al conocer como en París, Antoine Leiris afirma «no tendréis mi odio» http://goo.gl/ApAOHv . Y con esa misma emoción decidir que en nuestra conversación no va a haber nada que no queramos dar ni legar a nuestros hijos. Que la paz y el amor no componen un lema trasnochado sino que contienen la única energía posible para construir el futuro de nuestra especie.

Es nuestra conversación y es la fuerza de nuestras palabras y cada uno de nosotros puede definir qué contenido le da forma y la empuja, qué contenido la alumbra o la oscurece.

Marià Moreno

72. Post del lunes – 30.11.15 – La fuerza de las palabras

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *