Diferentes, no desiguales

82. Post del lunes - 29.02.16 - Diferentes, no desiguales

Diferentes, no desiguales. Nos hemos acostumbrado tanto a convivir con la desigualdad que parece que ya no nos damos cuenta de la anomalía que supone. Afortunadamente nos llegan las estadísticas con sus rotundos titulares para ayudarnos a tomar conciencia de la magnitud de su avance, porque esa es la cuestión: La desigualdad crece, ya no solo no retrocede, sino que se incrementa.

Por supuesto, hay que agradecer el laborioso trabajo de hacernos llegar las cifras y en este sentido reseñar especialmente la tarea de Intermon Ofxam. Aunque quizás nos es posible, observando algo de lo que nos rodea, percibir de forma directa que el sueño de una mayor igualdad se está truncando. Las nuevas generaciones han tenido una mejor educación que sus padres, y eso les está sirviendo para una emigración forzada o para lograr empleos precarios y peor pagados que hace una década, y quizás estemos mencionando a sus miembros más afortunados. La precariedad y la ejecución rigurosa de la ley del mercado, tan amados por los neoliberales salvo cuando se trata de salvaguardar sus propios asuntos, se convierten en una severa doctrina para la inmensa mayoría, mientras que en la cima nada cambia salvo la permanente acumulación de bienes en manos de unos pocos.

El dominio financiero de la economía proclama que la desigualdad no hace más que recoger las evidentes diferencias entre los seres humanos. Decretar que el significado de las palabras desigualdad y diferencia es el mismo, es una de esas maniobras que después permiten que nada nos parezca extraño, cuando lo es, y mucho.

Marià Moreno

82. Post del lunes – 29.02.16 – Diferentes, no desiguales

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *