Tiempo sin Tiempo

En ocasiones, nuestro quehacer diario nos ocupa, tan constante como presente, mientras ante nosotros surge lo que parece un Tiempo sin Tiempo, en el que juega a esconderse aquello que va a suceder, acontecimientos que, no importa su origen, creemos que nos tocaran.   Pasarán, en Francia y con ella en Europa, de la mano de EEUU o de Rusia, en Turquía, Venezuela, Corea del Norte, Siria o ante las costas de Italia y Grecia, también en este pequeño trozo del mapa que acoge a Catalunya.

En el Tiempo sin Tiempo nada se detiene, las causas van trenzando, con hilos tan invisibles como certeros, sus efectos. Algunos serán portadores de esperanza mientras otros nos harán sentir el frío sobrecogimiento de la duda, el pronóstico de la pronta arribada de un nuevo invierno. Quizás, entonces, debamos recoger las hermosas palabras de Eduardo Galeano: «La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar».

Marià Moreno

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *