La alquimia del pensamiento

En su segunda definición el diccionario de la RAE define a la alquimia como: Transmutación maravillosa e increíble. Son nuestros actos los que operan sobre las cosas, la materia en definitiva, si bien es nuestro pensamiento quién determina nuestras acciones. Una aplicación de la propiedad transitiva nos dice que si cambiamos nuestros pensamientos, nuestros actos también lo harán y por tanto la materia que serán capaces de crear.

Nuestro tiempo insiste en seguir marcado por la presencia de lo viejo que, pese a no aportar soluciones a los problemas que ha creado, insiste en afirmar que “no hay otra economía posible” o que “los seres humanos se relacionan desde el interés”. De este lado, que se auto otorga la idea de razón y ciencia, no parecen surgir alternativas reales, tan globales como las que ahora imperan.

Tenemos que encontrar en un lugar distinto la aparición de un discurso capaz de transcender: es en el ámbito espiritual, donde acaso sea el Papa Francisco el mejor exponente del significado de lo nuevo. Sí, la espiritualidad, preñada de aristas y contradicciones tan flagrantes como la existencia de vivencias religiosas que alientan la violencia, pero es ella, desde muchos corazones, la única que mira a los ojos de la humanidad para decirle: “Todos somos uno con el planeta”. Es la que alienta un pensamiento que contiene la posibilidad de devenir alquímico. La que nos dice que es posible “una transmutación maravillosa e increíble”.

Marià Moreno

El Blog de Marià Moreno

142. Post del lunes – 19.06.17 – La alquimia del pensamiento

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *