¿Nada volverá a ser igual?

Este Post no suele ceder demasiado espacio a lo cercano, en definitiva lo local, sin embargo, ciertamente se edita desde Barcelona. Un lugar que sigue desconcertado por lo ocurrido en uno de sus corazones, pero que sin solución de continuidad se apresta a vivir una situación que no por impensable, en cualquier sentido, parece que vaya a dejar de producirse.

El llamado «choque de trenes» entre los gobiernos central y catalán se hace inminente, y el primer pensamiento se va hacia el hecho de que cuando las locomotoras colisionan frontalmente, los grandes damnificados son los pasajeros. Los que ya están en el tren, parece que más o menos repartidos por mitades respecto a los que viajan llenos de ilusión y los que desearían no haberlo tomado nunca.

¿Había otra manera de solucionarlo? Desde luego parece que en este momento ya no, e incluso es posible que tampoco antes la hubiera habido. Alguien no ha querido dialogar seriamente, lo que ha provocado la suspensión de cualquier conversación real desde la otra parte. Una vez más la palabra es la gran perdedora, una vez más se deja a la «ley del más fuerte» la solución del conflicto, una vez más se demuestra que de fondo, Nicolás de Maquiavelo sigue siendo el preceptor de los príncipes, por más que estos presuman de una democrática elección.

Con el paso del mes de septiembre los pasajeros irán (iremos) conteniendo la respiración, algunos quizás se pregunten si nada volverá a ser igual. Si será posible que cuando una voz exprese su pasión por una Catalunya libre mientras otra manifieste su deseo de seguir formando parte del Estado Español, entre las dos no emerja un muro preñado de malos augurios, tan invisible como real. Si será posible que se pueda ser catalán, sin que eso suponga más pronunciamiento que el de la decidida afirmación de una identidad y una expresión de amor por el propio país, por Catalunya.

Hasta ahora, sí ha podido serlo.

Marià Moreno

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *