Sincronizar el reloj

Convocadas por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), miles de ciudades en 187 países –La Vanguardia – 24.03.18 –, han apagado las luces de sus lugares emblemáticos, celebrando así la «hora del planeta«. Suma doce ediciones en el mundo y 10 en España.

Una vez más, a ras de suelo, millones y millones de personas claman para que la causa del planeta sea también la de la Humanidad. Pero en las alturas, en las auténticas cumbres del poder, una interesada mirada lo niega todo. Es hora de que «arriba sea igual que abajo». De lanzar al sumidero de la historia a quién sostiene que debemos mirar a las estrellas, que la Tierra ya está perdida, y que al cabo, eso no es tan malo: La espectacular empresa de conquistar el universo generará una nueva riqueza sin límite. Tan solo eso cuenta en sus cuentas.

Ya no hay más palabras, ya solo valen los hechos. Nuestra demasiadas veces orgullosa y prepotente especie cree que su reloj es el que contiene 24 horas. Se equivoca, nuestro reloj es el de la Pacha Mama. Es el único con el que debemos sincronizarnos.

Ha sido un simbólico apagón casi universal. Una magnífica metáfora del resultado de la acción de unos depredadores, que devoran cuanto tocan sin más porqué que una cruel afirmación: «Es el dinero y el poder, aquí y ahora: ¡Estúpido!»

Marià Moreno

El Blog de Marià Moreno

El Post del lunes volverá, fiel a su cita, el lunes 9 de abril.

175. Post del lunes – 26.03.18 – Sincronizar el reloj

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *