¡Joder con Eroski!

El Post el Lunes - SoloHace unos años tuve ocasión de escuchar una intervención de un muy alto directivo de Eroski.  Al salir me pregunté por el cooperativismo que había en ella. Era una pregunta retórica, la disertación contenía todos los elementos que se esperan de la acción de una gran empresa, y por lo que escuché, el cooperativismo no formaba parte de ese discurso.

Tanto decir y tanto hacer, tanto vindicar que el cooperativismo debe superar sus limitaciones sin complejos, tanto desnaturalizar la cooperativa para convertirla en una empresa naturalmente mercantil. Tanto todo eso que ¡Joder con Eroski! Según la prensa va a promover un 30% de quita a sus acreedores “preferentistas”, esto es, a familias y personas bien normales cuyo único pecado fue creer en Eroski. El círculo se cierra, el problema es el mismo que para las empresas de capital y la solución también es la misma. Los principios cooperativos no quedan ni al fondo, ni arriba ni abajo, ni delante ni detrás, simplemente parecen no existir.

Quizás sea ya momento de volver a decir con claridad que con los valores cooperativos hasta el infinito y sin ellos, a ninguna parte. Que cuando una cooperativa los abandona se convierte en el imperfecto reflejo de algo que, nacido para ser bello, escogió otro camino con extraños compañeros de viaje. El viejo adagio de “menos es más” no se cumple, una cooperativa para ser más empresa no tiene que ser menos cooperativa. La gran creación de alguien a quien admiro profundamente, Antonio Cancelo, estaba plagada de cooperativismo ¿Qué ha quedado de ese cooperativismo en los últimos años? Y estoy hablando de cooperativismo de consumo. Nadie debe dar lecciones de cooperativismo a nadie, yo tampoco, pero mi pregunta es directa  ¿Cuántas personas clientes de Eroski han sentido que al comprar estaban haciendo algo más? Algo que tenía sentido.

Naturalmente es díficil ser realmente grande y cooperativa, por supuesto, pero lo que sea no es excusa para abandonar en la cuneta lo segundo en pos únicamente de lo primero. No lo es.

Marià Moreno

Nº 1 – Sí, este es el primer Post del Lunes

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *