¿Con-sumo? ¿A qué sumo mi consumo?

El Post el Lunes - SoloToda compra supone un inicio y un final. El inicio está claro, lo que compramos nos servirá para algo, y eso puede ser tan rápido y refrescante como un helado o tan largo como la vida de un mueble destinado a durar muchos años.  ¿Y por qué es un final? Porque es el último acto del conjunto de actividades, más simples o más complejas, que han servido para que ese helado o ese mueble, igual que muchísimas más cosas, lleguen a nuestras manos.

Y cada una de nuestras compras, en ese punto final, está haciendo algo muy concreto. Está diciendo que “todo está bien”, que está de acuerdo con todo lo que ha pasado hasta allí, y que como está de acuerdo, compra. O sea, que nuestra acción se suma a todas esas cosas que han pasado hasta ese momento. Y de manera natural nuestra compra suma, se hace “con-sumo”, suma con el producto comprado, la empresa que lo hace y también con la que lo vende. Sí, realmente suma con todo eso.

¿Con qué suma nuestro consumo? En algunas cosas, realmente lo tenemos difícil, pero quizás no en todo. Quizás sí podamos hacer que ya que tenemos que sumar, nuestro “con-sumo” realmente sume con algo que valga la pena, con algo que nos haga un poco mejores, aunque solo sea un poco. ¿Qué tal si echamos un vistazo a nuestro alrededor? Quizás sí veamos algunos productos y algunas empresas y algunas tiendas donde justo lo que queremos, sumar, sea posible con nuestro “con-sumo”. Hay más de las que parecen, estoy seguro que sabrás encontrarlas.

Nº 3

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *