¡Tenemos una oportunidad! No hay futuro

El Post el Lunes - SoloEl futuro ha demostrado una gran capacidad para ser enteramente distinto al presente que lo precedió. Podemos ver como antes de la Revolución Francesa, el presente correspondía en Europa a monarquías cuyo poder derivaba de Dios a través del Derecho Divino. En el presente que vivían esas monarquías era imposible pensar en un futuro donde los reyes capaces de subsistir en el tiempo iban a ser básicamente de postal. Y, desde luego, Luis XIV se quedaría muy decepcionado de tener que guardar cola para saludar protocolariamente al Presidente de la República Francesa.

Lógicamente en nuestro presente el poder, como el del sistema financiero, pretende que nuestro futuro no sea más que una prolongación de lo que ahora vivimos, su deseo es entonces, perpetuar el presente. Pero la buena noticia es que no hay futuro,  y por tanto tenemos una oportunidad. Y para aprovecharla la primera cosa a hacer es negar todo futuro al presente que rechazamos. No darle ni la más mínima oportunidad, cuando cabezonamente nos dice que solo porque ahora es el presente es también el único futuro posible.

No, definitivamente no, ustedes, tristes y déspotas personajes que gobiernan tanto públicamente como en la sombra, ustedes no estarán en el futuro. Nos comprometemos con ello.

Nº 4

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *