Mayorías, minorías y élites

El Post el Lunes - SoloPara la historia no es ninguna novedad que todo gire en torno a una élite.

Estamos sometidos a los intereses de una élite, resulta increíble si consideramos que en las últimas décadas parecía que estábamos aprendiendo a que las mayorías respetaran a las minorías. El progreso no ha sido tan cierto, una élite ha encontrado la forma de dominar literalmente el mundo, su estrategia se ha basado en la toma de la economía a través de los instrumentos financieros, que han pasado de servidores de las necesidades económicas a ser sus absolutos amos.

Para la historia no es ninguna novedad que todo gire en torno a una élite, pero parecía que la Revolución Francesa había sido capaz de colocar una poderosa cuña. El resultado ha sido que durante dos siglos, en muchos lugares del planeta, solo ha servido lo que servía para todos, con avances, con retrocesos, no sin enormes luchas pero a la postre “si no era para todos”, no servía, no era legítimo.

Las finanzas dominan la economía y con ella a políticos de todo tipo, que salvo singulares excepciones, aceptan plenamente su papel de títeres, aunque finjan ignorar que lo son. Quizás incluso la canciller alemana se sienta tentada de exclamar: “Europa soy yo” imitando al Rey Sol y su conocido: “El Estado soy yo”, sin embargo hoy sabemos que la historia no se detuvo con Luis XIV, y afortunadamente, también sabemos que entre tantas mentiras algo es cierto: la historia se ha acelerado y todavía lo hará más, y esa es nuestra esperanza.

Marià Moreno

Nº 41

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *