Ilusión y Esperanza

18. Post 06.04.15 - Ilusión y EsperanzaEste post no suele hacer concesiones al devenir biográfico, pero dado que toda norma sin excepción no es más que un collar de hierro, relato entonces tras mi vuelta de Artaza (Navarra) donde 19 corazones nos hemos dado cita a la estela de Koldo Aldai, un hombre y una pluma que merecen ser seguidos muy de cerca.

Y allí, en coral comunión, cantando juntos y en armoniosa cofradía han estado la estallante Primavera y sus mil flores, el sabio Barquero, la Clown que vela enfermos, el Alegre sur, la Serena dulzura del norte, el Cuidador sobrio y amoroso. La Diosa de la danza, la serenidad del Espíritu vencedor del dolor y la amorosa Tierra que lo acoge, la Masculina búsqueda siempre bella, la Sabiduría del tiempo en atenta escucha y unos Ojos que todo lo ofrecen porque el dar es su patria. También han acudido la gravedad de lo que debe ser Renovado, un Aprendiz con virutas de maestro, la Reciedumbre de quién acoge, la eterna juventud de un Ser bueno, una Mirada que pregunta para entregar a manos llenas y también, también ha cantado un dorado Colibrí orlado de blanca alba.

Y con todos y por todos un hombre tan grande que lo niega, Koldo, un compañero de siembra y de cosecha.

Ilusión y esperanza, por cuanto si todo eso podemos ser, tan dispares y de tan remotos lugares, y hacer que el pensamiento, el acto, la danza y el canto sean compartidos desde tan dentro, queda en pié la promesa de que un día, las voces, nos llegarán desde los cuatro vientos.

Marià Moreno

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *