Artículos

Una visió del temps que pot venir

Publicado en el diario Som Granollers el 08.04.21

És ben probable que la incertesa del futur ens permeti viure. Tot i que sovint es presenta com un mal de cap. Qui voldria viure el que ja està escrit? El temps Post-Covid és un espai tan incert com qualsevol altre ho ha estat abans, però la magnitud del que estem vivint ens convida a pensar que “per força”, ens espera quelcom ben diferent.

El futur no s’enlaira des del “no res”. El futur s’escriu pas a pas, amb el camí que fem ara, en el present. Què tenim ara? El món està fent un pas enrere, no sembla que estigui massa interessant ni en allò universal ni tampoc en la Humanitat. Torna  amb força allò “del meu país i els meus per davant” (Bolsonaro, Trump, Putin, Le Pen, Jhonson, Salvini i alguns més) L’economia seguirà aquesta tendència. Una qüestió positiva pot ser que ja no valdrà tant allò de produir on sigui mentre sigui més barato.

El món s’encongeix, menys mon, més pàtria. L’economia farà el mateix. Ara bé, alguna que altra paradoxa és damunt la taula. Un món més petit tendeix a valorar la proximitat i al mateix temps la proximitat és un requeriment de l’ecologia. Serà la lluita contra el canvi climàtic la que invertirà el moviment actual del món. No cal haver llegit cap revista científica per tenir clar que “ningú es salvarà sol”. Quan, falten uns 20 anys, sigui més que evident que és així. Les “pàtries”  saltaran pels aires, i el món tornarà a estar interessar en allò “d’una sola Humanitat”.

Encara que no serà tan fàcil ni tan directe. Veurem força experiments pel camí, i en aquest sentit resulta força recomanable una revisió de la pel·lícula Elysium. Perquè en això, o variants d’això, és en el que estan pensant alguns rics, molt rics, de la mà de l’idea de que la Terra ja està  perduda, que no val la pena fer res per ella.

Tot plegat, ara i en els propers anys és molt millor noticia dependre de la industria que no pas del turisme. Com el Vallès Oriental. Cal aprofitar per mirar de fer coses ací i ara que potser s’estaven fent fora. La Cambra de Comerç, al 2017, va afirmar que el Vallès Oriental era la comarca més exportadora de Barcelona. Doncs mentre que la ma dreta sap redescobrir mercats propers, la ma esquerra, ben al compàs, por continuar insistint en l’exportació. I les dues juntes, en qualsevol cas, apostar per l’Economia Circular, que no és pas cap moda.

Tot plegat, ara tenim més oportunitats dins de les que hi havia abans, i fora continuen estant. El món, per imperatiu de supervivència, acabarà sent molt més obert i unit del que ara ens podem imaginar. Ho serà “a desgrat de l’etzibada” que deia el mestre Puyal.

Marià Moreno

Soci-Gerent d’Integral

2021 – Una visió del temps que pot venir _ Marià Moreno – somGranollers

Objetivos de Desarrollo Sostenible y Territorios Rurales Inteligentes

10 Julio 2020 | Autor: Marià Moreno. Asociación Española contra la Despoblación

Cuando oímos hablar de “Objetivos de Desarrollo Sostenible” (ODS) impulsados por la ONU, solemos pensar que están dirigidos hacia lugares del Planeta que se encuentran atrasados en su desarrollo.

Por tanto, pensamos que no están hablando de nosotros. Nosotros sí hemos conseguido un desarrollo sostenible. A riesgo de ser tachado de oportunista, sería como esto de las epidemias, que pasaban en otros lugares, lejanos y casi siempre más pobres.

Sin embargo, la apelación a la necesidad de un “Desarrollo Sostenible”, está mucho más cerca de nosotros de lo que pensamos. Lo está al alcance de un trayecto en coche no demasiado largo, y siempre que recorramos el territorio no solo con ojos turísticos, a la caza de lo pintoresco, sino con los ojos que hay que tener para ver cómo vive realmente la gente, esto es, para ver como a menudo simplemente sobrevive.

El objetivo nº 9 de los ODS tiene un largo enunciado: “Construir infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible y fomentar la innovación”. Cuando nos adentramos en él a través de la propia ONU, vemos unos titulares que nos hablan de saneamiento básico, agua potable, infraestructuras para aumentar la productividad, acceso estable a la electricidad, productos agrícolas procesados, energía renovable y acceso a Internet.

Nos proponemos, brevemente, conectar este objetivo con lo que venimos denominando como “Territorios Rurales Inteligentes”, aunque ruego me sea permitida la pequeña digresión de considerar que el apelativo “inteligente” quizás sea redundante, esos territorios o son inteligentes o simplemente no serán.

Poco a poco, casi con el mismo ritmo que tiene la desesperanza, que nunca llega de súbito, sino que es el fruto del goteo de las experiencias que nos llevan a ella. Con esa lentitud que hace que casi las cosas no se perciban. En este mundo nuestro, en apariencia tan desarrollado de forma sostenible, nos hemos especializado en hacer justamente lo contrario, que resulten insostenibles innumerables territorios y rincones que ya no pueden sustentar el hacer humano. La explicación central es que se trata del tributo que hay que pagar al progreso. Un tributo que dice que la vida solo será posible en la ciudad, en la urbe, e incluso solo en la “gran urbe”.

Hay una cuestión elemental respecto a la sostenibilidad de un territorio. Lo es porque un grupo humano que conforma una comunidad decide que quiere habitarlo de manera indefinida. Es una expresión de voluntad que de acuerdo con nuestras leyes, también es un derecho. Deberá ser inteligente, por supuesto, deberá ser capaz de producir lo que algún mercado le quiera comprar, naturalmente. La nuestra es una Economía de Mercado. ¿Pero también le corresponde a esa comunidad dotarse de las infraestructuras que le permita ser productiva? ¿También le corresponde a ella dotarse de unas condiciones dignas de vida (sanidad, educación)? En suma, ¿Le corresponde a los miembros de esa comunidad hacer lo que nuestro mismo estado, sin despeinarse, hace por cualquier habitante de una ciudad?.

Por supuesto que tenemos por delante que, al menos, un ODS, el nº 9, nos alcance, quedan muchas infraestructuras por construir y también contribuir a la dignificación de muchas vidas, antes de que podamos alardear de que ese objetivo no va con nosotros.

Quiero citar a Cristóbal Colón, constructor de La Fageda, empresa premiada como pocas en todos los niveles, también nacional, para traer aquí sus palabras:

“Tratar a todas las personas igual significa tratar a cada una de forma diferente”.

Combatir la despoblación, lograr que unos territorios sean inteligentes, no puede ser abandonado a la lógica del número que parece que lo justifica todo. Cuando todo depende de un dígito, primero se van las cosas y los servicios, y después las personas, tras su marcha solo quedarán encubiertos desiertos salpicando nuestra geografía.

Podemos evitar todo eso, tratando a lo diferente como lo que es: diferente. También porqué la existencia de esas comunidades “diferentes” nos aportan al menos dos cosas fundamentales: Que la vida habite en toda nuestra tierra, y que el sacro derecho a poblarla no dependa ni de los baches de una carretera ni de una conexión a Internet que siempre falla.

Siete Energías para el Bien Común – 7EBC

Tengo que agradecer a Alternativas Económicas la publicación de este artículo, donde trato de sumar una perspectiva más a la tarea de construir desde la empresa el Bien Común. Gracias.

7EBC – Siete Energias para el Bien Común – Alt. Econ. – 06.08 – Marià Moreno

Lección del muro

24. Lección del muroEn nuestro caminar, tarde o temprano nos encontrarnos en un lugar del que ni siquiera recordamos como ha sido posible nuestra llegada. Pero aquí estamos, es una plaza de arena, fortificada. Nuestra mirada y en 360 grados solo puede contemplar un impotente muro, alto, pétreo, infranqueable. Por la misma causa que ignoramos como hemos llegado a este lugar no podemos retroceder, no hay camino de vuelta.

Temerosos, nos sentamos, y evaluamos nuestras opciones. La primera es permanecer así, inmóviles, tratando de producir el menor desgaste posible, esperando que de alguna manera el muro nos revele una ruta de salida, una vía de escape que ahora no sabemos ver. Podemos permanecer así por un tiempo indefinido sin tener en cuenta que aunque la inacción es previa a la acción, de la inacción misma jamás fluye ningún río.

Nos movilizamos, intentamos escalar el muro, aprovechar los mínimos resquicios que la piedra nos brinda. Lo hacemos, nos elevamos uno, dos, tres metros pero  pronto el alisado de la pared se torna implacable, y carentes de apoyo, volvemos irremediablemente al suelo. La arena amortigua nuestra caída, y lo volvemos a probar, otra vez y otra y otra. Creemos que es una cuestión de pruebas, que si somos capaces de levantarnos una y otra vez, en algún lugar, en algún punto, la piedra cederá y nos ofrecerá los apoyos suficientes para llegar a la cima del muro. No es así.

Exhaustos, retrocedemos, volvemos al centro de la plaza, no podemos quedarnos allí inmóviles de nuevo y tampoco podemos gastar todas nuestras energías en infinitos intentos baldíos ¿Qué nos queda? Pensamos que no nos queda ya ninguna opción. Desesperados, tampoco podemos hacer caso a la peregrina idea que nos dice que podemos saltar el muro, que si nos concentramos lo suficiente y flexionamos con ímpetu nuestras rodillas, generaremos una potencia tal que nos llevará al otro lado ¿Saltar el muro? No, nos decimos que eso no es humano, ni siquiera lo intentamos.

Nos recogerán, no permaneceremos allí por siempre, pero de alguna manera ya no saldremos nunca de esa plaza

Durante nuestra estancia en la arena, creímos haber agotado todas nuestras posibilidades, lo repasamos todo pero olvidamos lo esencial. Olvidamos que la piedra de ese muro está compuesta por átomos, y que en ellos lo que está presente fundamentalmente es el vacío, la nada. En esencia ese muro no es más que un inmenso vacío. Olvidamos también que nosotros somos exactamente igual que esa piedra y que también estamos compuestos de átomos que también no son más que vacío. Olvidamos que nuestra nada puede deslizarse entre la nada del muro con la misma facilidad que lo hace el viento entre las imponentes paredes de las montañas.

Sí, el muro podía ser atravesado, de la misma manera que no existe barrera alguna que no pueda ser franqueada a condición de que quién quiera hacerlo sea consciente de cuál es realmente su condición esencial. No ser nada, que es la única forma de viajar a través de todo, y con ello conocerlo.

Marià Moreno

Transformar aquí y ahora – El Producto para un Mundo Nuevo

23. Transformar aqui-y-ahora[1]

Ante nosotros, en la estanteria de un supermercado, un producto nos llama para decirnos que puede cubrirnos una de las diversas necesidades que sentimos y que nos han llevado a ir a la compra. Todo parece estar bien, necesitamos algo y un producto cubre eso, sin embargo, sostenemos que si muchos productos nos pudieran costar su historia, esa historia no sería una bonita historia, más que de una cadena de valor quizás nos hablasen de una “cadena de dolor”.

Si  embargo, junto a esos productos que deben permanecer en silencio, se encuentran otros productos. Productos que nos pueden hablar de una auténtica cadena constructora de comunidad. Son los productos para un mundo y desde nuestro consumo debemos ir a su encuentro.

2013 – Transformar aquí y ahora – El Producto para Un Mundo Nuevo

 

Las mujeres construirán la Gran Alianza Transformadora

22. Mujeres Alianza

El consumo queda definitivamente anclado en mi pensamiento como el elemento central de  cualquier transformación que nos podamos plantear. Este hecho y la enorme influencia de las mujeres sobre el mismo, me permiten expresar mi convencimiento de que ellas serán las agentes centrales del cambio que necesitamos. Sus protagonistas.

2013 – Las mujeres construirán la Gran Alianza Transformadora

Tesoros, Mapas y Comunidades Empresariales

21. Tesoros, mapas...

El descubrimiento de la Fórmula con Sentido, que explica cómo se genera el sentido tanto en la persona empleada como en la persona cliente, es el elemento impulsor de este artículo. Su larga extensión trata de ser contrarrestada con un relato donde aparecen buscadores de tesoros, debidamente pertrechados con mapas y brújulas

2012 – Tesoros, mapas y comunidades empresariales

 

Atributos de vida y buscadores de sentido

20. Atributos de vida

La decisión de compra, lo que en definitiva sostiene al consumo, empieza a perfilarse como un elemento clave que exploraré con mayor profundidad solo un poco más tarde. En este artículo la decisión de compra considerada como decisión de vida es el elemento inicial que nos permite insistir sobre el encuentro del sentido como el nuevo horizonte para la empresa y sus personas en el siglo XXI.

2012 – Atributos de Vida y Buscadores de Sentido – Observatorio RRHH

 

Una nueva realidad demanda un nuevo lenguaje

19. Una nueva realidad

Defiendo la hipótesis de que “si las palabras utilizadas, y su sentido, son viejos, el futuro será igual que el presente. Esto es, no habrá cambio alguno”. Un mundo nuevo requiere de un vocabulario nuevo, y debemos descubrirlo. Ninguna transformación puede apoyarse en palabras y significados viejos ya que no transformará nada realmente.

 2011 – Una nueva realidad demanda un nuevo lenguaje – Profesiones