Marià

Este Blog

 

Este blog es un punto en una nube de indefinible ubicación. Pero es también un  espacio que me resulta a la vez tan íntimo, así nace mi pensamiento, como abierto de par en par a quién desee recorrerlo. Humanista, va con mi condición la voluntad de compartir. De hacerlo con el claro propósito que las ideas sean horizontes hacia donde caminar. Y que cada persona lo haga con su paso y solo el suyo. Al tiempo que nuestras manos busquen unirse a todas las que juntas, nos hacen uno.

Con tanta humildad como determinación, que todo cuanto contengan estas páginas sea puesto al servicio de la inextinguible luz de la esperanza del reencuentro de lo humano con lo humano.

 

Camino

Mediterráneo por nacimiento y latinoamericano por vocación, 58 años y curioso, tanto como para licenciarme en Historia y doctorarme en Administración y Dirección de Empresas. A menudo, no más que un aprendiz que en ocasiones se disfraza de docente y siempre peregrino en un Camino preñado de Espíritu.

Mi memoria no alcanza a recordar la primera ocasión en que pregunté y no acepté la respuesta. Solo recuerdo escenas, de infancia, de juventud y más allá, donde veo a mis maestros atendiendo pacientemente mi constante cuestionamiento. Escuchando de mis labios un “no estoy de acuerdo”, que tenía ganas de estarlo pero que solo quería aprender y así intentaba demostrarlo.

Una primera juventud vinculada a las humanidades tropezó, casi involuntariamente, con la empresa y ahí surgió uno de esos lazos que marcan un destino. Todo fue reconducido hacia ella, mi vida y también mis medios de vida. Un primer resultado fue Integral, y aquí sigue, conmigo, casi 31 años después, y lo hace para decirme que apenas he salido de puerto y que Ítaca sigue esperándome.

Tras 15 bellos años de aprender dando consejos a empresas y empresarios, la madurez me sorprendió diciéndome que podía y debía unir humanismo y empresa, pero que debía tratar de descubrir el camino por mí mismo. En ese empeño y sorprendiéndome cada vez que ocurre, llega la publicación de libros que me hacen escritor, son ya seis y nuevamente nada se detiene porque ellos van desde el management y la empresa hasta mi primera novela: Un lugar para morir, un lugar para nacer a la que le sigue otra, Conciencia de Especie. Son ya dos novelas y realmente no soy capaz de decir si es en el ensayo o en la ficción donde va más de mi mismo. No lo soy.

Y siempre, remar y remar, remar para comprender, remar con agua y sin ella, siguiendo la estela que nos brinda, más allá del horizonte, un Arco Iris que siembra la esperanza del reencuentro. De que podamos juntos llegar a nuestra casa, al Todo,tras haber aprendido a ser una parte.

Marià Moreno