Fuerte con el débil

15. Fuerte con el débilSoñar es imprescindible para el ser humano, y nos atrevemos a decir que no solo fisiológicamente sino anímicamente. Sí, es necesario soñar, bajo cualquier circunstancia, también ahora. Por eso nos atrevemos a soñar que un día los gobiernos serán “fuertes con el poderoso” y “facilitadores con el débil”.

Es difícil comprender como hemos llegado a una situación donde el liderazgo político es tan débil con el poderoso y tan fuerte con el débil, pero si abrimos un periódico y tratamos de obtener un factor común de aquello que leemos, vemos que los problemas y dificultades de los poderosos son solícitamente atendidas en aras del bien común, mientras que la estrechez de recursos es la contundente respuesta para los más débiles.

Produce cierto sonrojo ver como salvar bancos e inversiones se considera estrictamente necesario mientras no lo es paralizar los desahucios, para lo primero se hacen las piruetas legales que haga falta mientras que para lo segundo, simplemente “sed lex, dura lex”. Todo el peso de la ley carga contra quien no paga su hipoteca, mientras el banquillo de los acusados está clamorosamente vacío para los impresentables miembros del sistema financiero causantes con su avaricia y estupidez, de todo o de prácticamente todo.

Muy probablemente salvar bancos e inversiones sea estrictamente necesario, por supuesto, pero ¿También es necesario este bochornoso olvido de castigo a los responsables? y ¿También es necesaria la condena sin paliativos del eslabón más débil de la cadena?

Quizás un día, una nueva generación de gobernantes descubra que los grandes líderes se han caracterizado siempre por su fortaleza ante el poderoso, por hacerle sentir toda la legitimidad que el mandato popular le otorga, mientras que al mismo tiempo… al mismo tiempo han comprendido que la posición de debilidad no es ni mucho menos una elección, y no han culpabilizado ni condenado a los débiles por serlo mientras no han cesado de generar propuestas constructoras de puentes de salida de esa situación de debilidad.

Quizás esos nuevos gobernantes comprenderán que la misión última de su obra de gobierno, de su legado, tendrá todo que ver con lo que, gracias a ella, suceda con los débiles.

Marià Moreno

Con menos se hace menos

13. MenosEstos días estamos escuchando al presidente de la Generalitat manifestar reiteradamente que hay que “hacer más con menos”. Una afirmación que parece casar bien con una necesaria austeridad y que creemos intuir que el presidente enuncia con cierta satisfacción, con el contento propio de quién cree haber encontrado una fórmula brillante para solucionar algunos problemas. Vaya por adelantado que ante la máxima autoridad de Catalunya sólo cabe que mantener una lealtad institucional que hace suponer que tal afirmación está generada desde la mejor de las intenciones. Sin embargo, esa lealtad no puede impedir la reflexión sobre el significado de lo que se está escuchando: “hacer más con menos”.

Iniciamos esa reflexión imaginando que las empresas de Catalunya hicieran suyo ese enunciado y lo pusieran en práctica. Ciertamente no sabemos si lograrían finalmente hacer más, lo que sí sabemos es que lo que si sería más es la cifra de parados. Sin embargo, las empresas catalanas no van a hacer eso, en la empresa es sobradamente conocido que “con menos se hace menos”, por eso cuando las ventas y los beneficios suben, se contrata a más personas y cuando la facturación baja desgraciadamente se prescinde de personas. Asimismo no es arriesgado pensar que socialmente no resulta demasiado aceptable que la facturación y los beneficios suban, se haga más, y se despida a personas, con menos.

Si en la empresa, el lugar donde se logra la mayor eficiencia, no es posible “hacer más con menos” ¿Porqué sí resulta posible en la Administración Pública? ¿Realmente su productividad general es tan baja? ¿Tan cierto resulta ser el arquetipo? Y de otro lado ¿Qué mensaje reciben las miles y miles de personas que con una clara voluntad de servicio encaran su tarea cada día desde la docencia, la sanidad o la justicia? Parece muy claro, cuando sean menos harán más.

Sin duda, la buena intención del presidente está relacionada con la existencia de pequeños núcleos donde su aserto es posible, pero esos espacios, por muy significativos y ejemplarizantes que sean, son sólo un minúsculo fragmento de una sociedad que ahora y siempre necesita “hacer más con más”. El progreso sólo tiene sentido cuando alcanza a más personas, cuando llega a más lugares, cuando es compartido por más sectores sociales, sólo entonces se evita el riesgo de que un desdichado juego de consonantes convierta el “más con menos” en “más para menos”.

Marià Moreno

Un Sistema Financiero sin intangibles no sirve

11. Sistema financiero 3_33[1]Pocas cosas parecen tan tangibles, tan materiales, como las que conlleva la tarea de un Banco o del Sistema Financiero en su conjunto. Si la rentabilidad es uno de los grandes objetivos de toda organización, en el caso de la Banca la preocupación por la rentabilidad no sólo alcanza a la propia sino de manera directa y especialmente cuantitativa a la de sus clientes, especialmente de aquellos de los que capta fondos.

Cualquier Banco, por tanto, realiza un permanente intercambio de tangibles, singularizados en el tipo de interés, con sus clientes, y desde ese intercambio construye su propio tangible, es obvio que el servicio también interviene y que en las Cajas podemos hablar de la Obra Social, pero nada de esto último nos permite explicar bien lo sucedido en la actual Crisis Financiera, el exclusivo intercambio de tangibles, sí.

El Sistema Financiero se ha concentrado de manera absolutamente descarada en la materialidad de la relación con sus clientes, un elemento tangible como es la rentabilidad se ha convertido en el único norte permanente para la toma de decisiones. Así ha sido y así nos ha ido.

No sirve, simplemente no nos sirve un Sistema Financiero como este. En su “locura” materialista el Sistema se ha olvidado que cualquier equilibrio vital se dota de aquello que es tangible y necesariamente de aquello que es intangible. La tarea del Sistema Financiero se ha apoyado siempre en un intangible como es la seguridad, y ese intangible ha sido en los últimos tiempos arrojado sin piedad a la pira de la rentabilidad propia, y no es el único intangible quemado en esa hoguera, un Banquero ha sido siempre una persona con la que la sociedad ha discrepado a menudo, ciertamente, pero ha sido también siempre una persona con una clara noción de “lo que podía hacerse” y de “lo que no podía hacerse”, por más beneficios que pudiera aportar, y eso es otro intangible como lo es la conciencia de que todo tiene un límite, y también, por supuesto, el riesgo lo tiene.

El desprecio de los intangibles del Sistema Financiero explica elementos clave de una Crisis que, por supuesto, y bienvenidos sean, requiere de muchos otros análisis, pero este es un análisis fundamental, esto es, que pretende ir a los fundamentos.

Sin intangibles no nos sirve ni este ni ningún otro Sistema Financiero, y en algún lugar alguien debería tomar nota, la Sociedad entera lo está deseando.

Marià Moreno

Maldad y Paradoja en tiempos de cólera

10. Maldad y Paradoja 1362

Este artículo es fruto de la indignación ante la evidencia de que tenemos perfecto conocimiento de donde proceden muchos de los males que tanto afligen a numerosas personas. La perplejidad que me produce que eso ocurra mientras el poder político no mueve un dedo. Es una soberbia paradoja, parece que nada puede hacerse contra quienes actúan de una forma que solo puede calificarse como plenamente dotada de maldad.

2010 – Maldad y Paradoja en Tiempos de Cólera – Foro Mario Conde

 

 

Humanizar las organizaciones

16. Humanizar las organizaciones

Nuestro intento de dar a conocer la construcción de comunidad como una alternativa cargada de futuro prosigue, y en ella una idea empieza a permanecer de manera persistente, la necesidad de humanizar la empresa, de convertirla en un buen lugar para que el ser humano no solo lo habite sino que se desarrolle en toda su plenitud.

2011 – Humanizar las Organizaciones – Asociación de Marketing de España

Aristóteles y la Incontinencia Empresarial

7. Aristóteles

Confieso la directa influencia de Aristóteles sobre mi pensamiento y la influencia que ejerce sobre mí su idea de “Vida Buena”, con sus cuatro elementos: La Bondad, la Belleza, la Verdad y la Alegría, que intento que se encuentren presentes en mí caminar. En el artículo me permito conectar una reflexión aristotélica sobre la incontinencia con la realización de esa misma acción en el ámbito empresarial. Una osadía, sin duda.

2010 – Aristóteles y la incontinencia empresarial – Foro Mario Conde

La empresa con sentido: construir una comunidad consciente

Portada HSBR - 2009 - La empresa con sentido

Este  artículo significó la auténtica puesta de largo de nuestro nuevo concepto “Construir Comunidad”. Las ideas expresadas en “Marketing para Seres Humanos” empezaban a tomar una forma operativa, una manera concreta de ser puestas en acción en la empresa. Personalmente también significaba publicar por primera vez en la Harvard Deusto, sin duda, una de las mejores revistas de management del mundo en lengua española.

 2009 – La empresa con sentido construir una comunidad consciente – Harvard Deusto BR